El Color: es un elemento fundamental y uno de los primeros aspectos que las personas perciben en un espacio interior. El color y sus efectos pueden modificar visualmente las dimensiones aparentes de un espacio a través de su forma, escala, distancia y tamaño. Aquellos ambientes diseñados con un estudio previo de color, ofrecerán un mayor grado de satisfacción y confort. La falta de este análisis, puede generar un uso inadecuado de los colores con consecuencias para los usuarios.